Dante, Verona. La sangre de los libros. Crítica de libros, librosynovelas
La sangre de los libros
26 enero, 2019
Mostrar todo

Flexitarianos

Tomates. Opinión, librosynovelas

Tomates. Opinión, librosynovelas

Hace un tiempo que los periodistas nos vienen sorprendiendo con palabras inventadas, nunca se sabe por quién, ni qué oculto motivo ha llevado a esa persona o personas, a idear y moldear semejante horror, en este caso una nueva engendro-palabra.

Pues bien. Hace unos días leí en un periódico la palabra: «flexitarianos». Así de pronto invitaba a pensar en una secta y, también resultaba adecuada para bautizar a visitantes extraterrestres recién llegados del planeta Flexita, pero no, no se trataba de una secta ni de alienígenas llegados a nuestro amado planeta, si no de un porcentaje de la población que se declara a sí misma, «flexitariana» es decir y en resumidas cuentas, personas que además de comer mayormente vegetales, no renuncian a comer productos de origen animal.

Cuando yo era pequeño, nos enseñaron en la escuela, que en lo tocante a las preferencias en la alimentación de nuestro mundo animal, se podían establecer tres grandes grupos: hervíboros, carnívoros y omnívoros. Dentro de estos grupos se encuentran otras subdivisiones, pero así me enteré de que los humanos somos omnívoros, al igual que los cerdos, urracas, cuervos, ratones y otros muchos más. Es decir que comemos vegetales y también productos de origen animal

Entonces uno se pregunta ¿usar el palabro «flexitariano» es por modernidad…?

El verdaderamente moderno fue, ya en el siglo primero de la era actual, Plinio el Viejo, pues él con toda la racionalidad del mundo de su tiempo usó el vocablo omnívoro compuesto por: omnis=todo, y vorus=el que se alimenta, el comedor, de ahí omnívoro, fácil de entender.

Los modernos de ahora dicen «flexitariano» compuesto por: flexi=flexible, del latín flexio-onis y tarianos que parece que viene del ingles vegetarian=vegetariano, en definitiva el flexible-vegetal.

Vale, de acuerdo, entendido. Claro como el agua. ¡Qué cruz…!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *