El cartero de Neruda. Crítica de libros, librosynovelas
El cartero de Neruda
21 Julio, 2017
La avaricia del señor Grandet.Crítica de libros, librosynovelas
Eugenia Grandet
4 Agosto, 2017
Mostrar todo

Pedro Páramo

Pedro Páramo. Descripción, librosynovelas

Pedro Páramo. Descripción, librosynovelas

«…El agua que goteaba de las tejas hacía un agujero en la arena del patio. Sonaba: plas plas y luego otra vez plas en mitad de una hoja de laurel que daba vueltas y rebotes metida en la hendidura de los ladrillos. Ya se había ido la tormenta. Ahora de vez en cuando la brisa sacudía las ramas del granado haciéndolas chorrear una lluvia espesa, estampando la tierra con gotas brillantes que luego se empañaban. Las gallinas, engarruñadas como si durmieran, sacudían de pronto sus alas y salían al patio, picoteando de prisa, atrapando las lombrices desenterradas por la lluvia. Al recorrerse las nubes, el sol sacaba luz a las piedras, irisaba todo de colores, se bebía el agua de la tierra, jugaba con el aire dándole brillo a las hojas con que jugaba el aire…

…Por la noche volvió a llover. Se estuvo oyendo el borbotar del agua durante largo rato; luego se ha de haber dormido, porque cuando despertó sólo se oía una llovizna callada. Los vidrios de la ventana estaban opacos, y del otro lado las gotas resbalaban en hilos gruesos como de lágrimas. «Miraba caer las gotas iluminadas por los relámpagos, y cada vez que respiraba suspiraba, y cada vez que pensaba, pensaba en ti, Susana.» La lluvia se convertía en brisa. Oyó: «El perdón de los pecados y la resurrección de la carne. Amén». Eso era acá adentro, donde unas mujeres rezaban el final del rosario. Se levantaban; encerraban los pájaros; atrancaban la puerta; apagaban la luz. Sólo quedaba la luz de la noche, el siseo de la lluvia como un murmullo de grillos…

,,,En el hidrante las gotas caen una tras otra. Uno oye, salida de la piedra, el agua clara caer sobre el cántaro. Uno oye. Oye rumores; pies que raspan el suelo, que caminan, que van y vienen. Las gotas siguen cayendo sin cesar. El cántaro se desborda haciendo rodar el agua sobre un suelo mojado…»

Hoy traemos hasta aquí las hermosas y acuosas descripciones con las que Juan Rulfo nos deleita en su novela Pedro Páramo.

Juan Rulfo (1918-1986) uno de los grandes de la narrativa hispanoamericana del siglo XX. Autodidacta, guionista para cine y televisión.

Con El llano en llamas y Pedro Páramo, ejerció una influencia decisiva en la literatura castellana del último medio siglo XX.

En 1983 recibió el premio Príncipe de Asturias de las Letras.

Pedro Páramo se publicó en 1955.

Las historias de Juan Rulfo caminan por una especie de realismo mágico, por la soledad, el fatalismo y las leyendas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *