El Viejo Ballenero. Aventura, en librosynovelas
El viejo ballenero
6 marzo, 2015
Leviatan. Crítica de libros, librosynovelas
Leviatán
20 agosto, 2015
Mostrar todo

El Jarama

El Jarama. Descripción, librosynovelas

El Jarama. Descripción, librosynovelas

El Jarama no es un decorado de la vida

Seguramente es cierto que El Jarama no es una novela en la que abunden las descripciones, pero las que se proponen a continuación, tal vez sean, en opinión de librosynovelas, especialmente sugerentes y emotivas. Con ellas se inicia una serie de entradas que serán eso, descripciones, simplemente descripciones que puedan animar a la lectura de la obra completa. Si se consigue un lector será un triunfo. Adelante pasen y lean.

«… Siempre estaba sentado de la misma manera: su espalda contra lo oscuro de la pared del fondo; su cara contra la puerta, hacia la luz. El mostrador corría a su izquierda, paralelo a su mirada. Colocaba la silla de lado, de modo que el respaldo de ésta le sostribase el brazo derecho, mientras ponía el izquierdo sobre el mostrador. Asi que se encajaba como en una hornacina, parapetando su cuerpo por tres lados; y por el cuarto quería tener luz. Por el frente quería tener abierto el camino de la cara y no soportaba que la cortina le cortase la vista hacia afuera de la puerta…»

«…Los almanaques enseñaban sus estridentes colores. El reverbero que venía del suelo, de la mancha de sol, se difundía por la sombra y la volvía brillante e iluminada, como la claridad de las cantinas. Refulgió en los estantes el vidrio vanidoso de las blancas botellas de cazalla y de anís, que ponían en exhibición sus cuadraditos, como piedras preciosas, sus cuerpos de tortugas transparentes. Macas, muescas, nudos, asperezas, huellas de vasos, se dibujaban en el fregado y refregado mostrador de madera. Mauricio se entretenía en arrancar una amarilla hebra de estropajo, que había quedado prendida en uno de los clavos. En las rendijas entre tabla y tabla había jabón y mugre. Las vetas más resistentes al desgaste sobresalían de la madera, cuya superficie ondulada se quedaba grabada en los antebrazos de Mauricio. Luego él se divertía mirándose el dibujo y se rascaba con fruición sobre la piel enrojecida. Lucio se andaba en la nariz. Veía, en el cuadro de la puerta, tierra tostada y olivar, y las casas del pueblo a un kilómetro; la ruina sobresaliente de la fábrica vieja. Y al otro lado, las tierras onduladas hasta el mismo horizonte, velado de una franja sucia y baja, como de bruma, o polvo y tamo de las eras. De ahí para arriba, el cielo liso, impávido, como un acero de coraza, sin una sola perturbación.

El Jarama

Rafael Sánchez Ferlosio

http://www.gulliveria.com/talamanca-del-jarama/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.