El Halcón Maltés
El Halcón Maltés
13 enero, 2016
Maldiciones inconclusas, Critica de libros, en libros y novelas, www.librosynovelas.es
Maldiciones Inconclusas
7 marzo, 2016
Mostrar todo

El Mundo

Dehesa del Moncayo en Invierno, ilustración para El Mundo. Libros y novelas www.librosynovelas.es

Dehesa del Moncayo en Invierno, ilustración para El Mundo. Libros y novelas www.librosynovelas.es

No hace muchos días leía la colaboración semanal de Javier Marías en un períodico nacional. En ésta venía a lamentarse, muy acertadamente en mi opinión, de que los planes de estudios «…procuran borrar el pasado de nuestros escritores…»

Los españoles leemos poco a nuestros autores muertos, algo que no se puede entender, ni se dá en el resto de los paises europeos. Solo leemos a los vivos y aún así no mucho.

Una vez más y al estilo de las antologías que nos hacían leer en el colegio para despertar nuestro hambre de conocimiento, presento una nueva y hermosa descripción literaria de uno de nuestros mejores autores vivos. Vaya pues:

«…En el principio fue el frío. El que ha tenido frío de pequeño, tendrá frío el resto de su vida, porque el frío de la infancia no se va nunca. Si acaso, se enquista en los penetrales del cuerpo, desde donde se expande por todo el organismo cuando le son favorables las condiciones exteriores…»

«…Recuerdo el tacto de las sábanas, heladas como mortajas, al introducirme entre ellas con mi sesenta por ciento de esqueleto, mi treinta o cuarenta por ciento de carne y mi cinco por ciento de pijama. Recuerdo la frialdad de las cucharas y de los tenedores hasta que se templaban al contacto con las manos. Recuerdo la insensibilidad de los pies, que parecían dos prótesis de hielo colocadas al final de las piernas. Recuerdo los sabañones, Dios Santo, que se ponían a picar en medio de la clase de francés o de matemáticas, y recuerdo que si caías en la tentación de rascártelos sentías un alivio inmediato, pero enseguida respondían al estímulo multiplicando la sensacion de prurito. Recuerdo que aprendí esta palabra, prurito, a una edad absurda, de leerla en los prospectos de aquellas cremas que no servían para nada. Recuerdo sobre todo que el frío no venía de ningún lugar, por lo que tampoco había forma de detenerlo. Formaba parte de la atmósfera, de la vida, porque la condición de la existencia era la frialdad como la de la noche es la oscuridad. Estaba frío el suelo, el techo, el pasamanos de la escalera, estaban frías las paredes, estaba frío el colchón, estaban fríos los hierros de la cama, estaba helado el borde de la taza del retrete y el grifo del lavabo, con frecuencia estaban heladas las caricias. Aquel frío de entonces es el mismo que hoy, pese a la calefacción, asoma algunos días de invierno y hace saltar por los aires el registro de la memoria. Si se ha tenido frío de niño, se tendrá frío el resto de la vida…»

El Mundo

Juan José Millas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.