Eso de la reduflación. Opinión, librosynovelas