Cuidado con el perro. Costumbrismo, www.librosynovelas.es
Cuidado con el Perro
28 mayo, 2016
Medea y Jasón. Aventura, librosynovelasventura, librosynovelas
Jasón y Argos
18 junio, 2016
Mostrar todo

Invernal

Invernal. Aventura, www.librosynovelas.es

Invernal. Aventura, www.librosynovelas.es

El camino

El camino entre las malezas secas y agostadas, y los terrones de tierra parda acababa a lo lejos, entre las arboledas cerca del río de orillas frías. Por la parte de aquí y separándose de él, terminaba una senda que conducía a los pies de un canal de caudal manso y marrón que se elevaba varios metros por encima de las cabezas de los viajeros

En el interior del túnel que servía de paso a las escorrentías y barrancos del monte cercano, se vivía otro ambiente más cálido. Como una de las bocas estaba orientada totalmente al sur, entre la vegetación que crecía en su embocadura y los primeros pasos en el interior, se había adaptado un microclima con su mundo correspondiente que mantenía en un estado de semihibernación a todos los animalillos e insectos que se refugiaban entre las junturas de los sillares de la construcción. Hacia la bóveda se amontonaban las telas de araña, y alrededor de los puntos por los que constantemente caía un chorro de agua revoloteaban quien sabe que especie de moscas resistentes al invierno.

Al adentrarse chapoteando sobre el barro y la fría corriente, huían asustadas quien sabe que criaturas de un mundo oscuro que dormían esperando la llegada de la próxima primavera. Después de aquellos breves pasos comenzó a notarse en el ambiente un olor nauseabundo, tal vez del metano desprendido del cieno, mezclado con otro indecible .

La falta de luz y el caminar indeciso le hicieron pararse de pronto, cuando estaba a punto de dar media vuelta, al escuchar, procedente de la oscuridad, un gruñido bajo y amenazador que llegaba del fondo. Era un gruñido de advertencia, como para no dar un paso más. Unos ojos como brasas de carbón le miraban desde la profunda tiniebla. Con cuidado y sin volver la espalda fue desandando el camino hasta la luz y el agua reidora del monte, una vez fuera se alegró de volver a respirar de nuevo con alivio, el aire invernal.

http://www.canalimperial.com/index.php?sec=2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.