La inmortalidad. Opinión, librosynovelas